La industria española parece estar en buena forma. Las cifras obtenidas a través de El Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos reflejan la buena salud que atraviesa el país en cuanto a tratamiento de ocio electrónico.

Las más de 480 empresas con sus 4460 profesionales fueron las responsables de la facturación de la redonda cifra de 510 millones. Estos números dejan claro el incremento  medio de un 25 por ciento en el número de empresas que se crearon en este sector, en su facturación y en el número de profesionales de dichas empresas.

La única pega la plantea la procedencia de dicha facturación, pues más de la mitad proviene de fuera del país, un 52 por ciento.

Estos son los datos que se encontrarán en la próxima edición de El Libro Blanco del Desarrollo de Videojuegos, ya en su tercera edición, con más de 17000 descargas anuales y que está promovido por el DEV, la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento, la U-tad e ICEX España

Queda pendiente ver la letra chica de estas cifras tan , aparentemente, positivas en la versión definitiva, que no parecen tener efecto en el desarrollo español de videojuegos.

El Libro blanco del desarrollo español de videojuegos es el instrumento fundamental para entender nuestra industria y, entre otros objetivos, pretende proponer las medidas de una nueva política de Estado en apoyo a este sector que, como viene demostrando con las cifras de los últimos años, es líder en emprendimiento, internacionalización y creación de empleo. Sin embargo, la competitividad global que caracteriza a esta industria exige la implementación de medidas similares a las adoptadas por los países con los que competimos, cuyos gobiernos han aprobado importantes incentivos y ventajas fiscales para las inversiones en producción.

Ignacio Pérez Dolset,

Presidente de DEV

Share This