Vayamos directamente al final… Queremos que los videojuegos españoles sean relevantes a nivel nacional”. Así empezaban más o menos los pitches hacia los inversores que se acercaban curiosos al stand de El Zerouno en la feria del Zincshower 2016.

¿Qué es El Zerouno?

¿De qué va esto?

¿Son videojuegos?

¿A quién va dirigido?

Seamos sinceros, los videojuegos no han transmitido nunca la condición de ser una profesión, tan solo una actividad ociosa. Digamos que la gente completamente ajena al sector, entiende que los videojuegos aparecen por arte de magia, hechos y empaquetados, en las estanterías de los grandes centros comerciales y que tienen destinatarios encasillados. No ven el larguísimo proceso de concepción, creación, desarrollo…y menos aún, claro está, las labores de comunicación, marketing o venta.

El videojuego, en la feria, daba la sensación de ser un proyecto no excesivamente atrayente. De hecho, los grandes protagonistas innovadores eran proyectos claramente sociales: salud, seguridad, concienciación social, etc. Pero dejemos eso para otro momento…

El Zerouno Zincshower 2016 Regalo

El Zerouno fue con las ideas claras: el concepto, el fin, el modelo de negocio… Ninguno de los “posibles” inversores se fue con ninguna duda (cuando recitas el esquema unas cuantas veces, añades aclaraciones de las dudas de los interesados anteriores) y menos aún con ninguna pregunta. Argumentaban que teníamos un proyecto muy interesante, que estaba todo muy bien pensado y que la ubicuidad del proyecto era acertada por la relevancia, tanto política como económica (veremos si esto último es lo que ha hecho que confluyan), dentro del marco de la creación de empresas. ¿Nos vamos contentos? Sí ¿Decepcionados? También.

Por una parte, porque 48 horas en un stand de cartón-madera de 1,5m x 0,40m se antojaban algo justos (y con esto quiero decir “apretado”) para poder sentirse cómodos en un ambiente donde tus adversarios emprendedores pero excepcionales personas, podían escuchar cada palabra, no por puro cotilleo sino porque el espacio entre stands no llegaba a los dos metros de diferencia. En momentos de cierta acumulación de personas -no quiero saber si inversores o simples curiosos de otras empresas- no podíamos ni movernos -creo que di un par de codazos involuntarios a más de cuatro personas-. Espero no haber perdido alguna ocasión por esos golpes. No obstante, lo peor no sería intentar convencer a los inversores de tu idea, sino aguantar estoicamente de pie cada uno de los minutos de la tarde. Se sentían músculos que no se habían expresado en muchos momentos de su vida.

El Zerouno Zincshower 2016 Stand

Por otra parte; la organización. Es cierto que el Zincshower tiene tan solo 4 ediciones en su haber, pero daba la sensación de que pensaban y ejercían en directo, en lugar de tenerlo todo planeado y atado: cambios repentinos de última hora en el check-in, ausencia total de rigurosidad a la hora entregar las famosas pegatinas para otorgar el premio al mejor proyecto, entrega indistinta de pulseras para diferenciarte entre shower o inversor… Con esto no quiero decir, que quede claro, que no considero al ganador del Zincshower 2016 como justo vencedor (era un proyecto muy ambicioso, pero con resultados MUY sorprendentes). Te invitamos a que conozcas más de ellos aquí.

No cabe duda de que el Zincshower es un evento indispensable para continuar con la promoción de tu negocio. Hay que ser realista y mantener los pies en el suelo acerca de que es posible que no se consiga un inversor que haga desaparecer los asuntos económicos pero lo que sí puedes hacer es hacer amistades con las empresas allí presentes. Pueden producirse sinergias inesperadas que, si bien no son la finalidad del evento, representan la coalición de todas las empresas para un bien común: el éxito.

IMG-20160520-WA0002

En resumen, el Zincshower 2016 ha sido un momento de transición para El Zerouno. Hemos conocido a inversores muy interesantes que pueden ayudar al proyecto en una u otra manera y a muchas otras empresas que encajan, de alguna manera, en nuestros proyectos y con las que podemos ayudarnos.

Se avecinan cambios.

Share This