Pablo Rodríguez tenía razón cuando decía que en el mundo de los videojuegos no se sabe cuál va a ser el camino que se va a coger de aquí a dos años. Noticias como las que nos trae Unreal con su Realidad Virtual no hace sino intensificar esa sensación de que la imaginación es el límite; caro, pero ilimitado.

unreal-logo

» ¡Esto es lo más molón en contenido 3D desde que trajimos el 3D en tiempo real a los PC’s en 1998! »

Tim Sweeney

Con estas palabras se define una sensación de grandeza cuando la evolución del desarrollo de videojuegos en VR coge una dinámica completamente diferente a la actual. Construir mundos «como si lo hicieras con tus propias manos» es el paso evolutivo en la digitalización de la creación. No hablamos no solo de aporrear con una maza un teclado, sino romper esa frontera que nos impone la pantalla del ordenador.

Lo mejor de todo esto es que estas herramientas de trabajo son reales, se presentarán este próximo mes de marzo en la GDC (Game Developers Conference) y estará disponible  para todos los clientes de Unreal: desde indies a AAA.

Como habéis visto en las imágenes, hay una interesante variedad de posibilidades para plegar nuestros deseos en los mundos virtuales, pero esta vez lo hace con la compatilidad de segundas pantallas (móviles o tablets) que nos permitirían tener acceso más intuitivo a acciones básicas (zoom, scale…).

De esta forma vemos como las formas de trabajo se empiezan a acercar peligrosamente a las vistas en las películas de Hollywood (piensa tan solo en las películas de Iron-Man. Y por peligro hablo de una forma de democratización de las herramientas de trabajo hasta tal punto que casi cualquiera, sea o no desarrollador, pueda ponerse en el camino de un proyecto real.

Sin duda estamos en uno de esos impulsos, cuyo salto evolutivo atraerá cambios, buenos o malos, al sector. ¿Qué creéis?

 

 

 

Share This